Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

ACEITE ESENCIAL DE EUCALIPTO

El eucalipto común o blanco (Eucalyptus globulus) es un árbol originario de Australia y Tasmania y se encuentra en zonas muy húmedas.

Entre sus componentes principales se encuentra el cineol (70-85 %) que le da sus propiedades antisépticas. Los taninos y flavonoides le confieren propiedades antibacterianas.

Se emplea para afecciones respiratorias como bronquitis, catarros, sinusitis, otitis, tos. Es expectorante y antiinflamatorio.

Es apropiado realizar inhalaciones con agua caliente y un par de gotitas de aceite esencial. También se pueden hacer una friegas mezclando un poquito de aceite de almendras con unas gotas de aceite esencial sobre la garganta, tórax o espalda.

Para la piel es un buen desinfectante, favorece la cicatrización de heridas y se emplea para acné y manchas cutáneas.

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

El aceite también es febrífugo o antipirético (combate la fiebre), de manera que una compresa fría con unas gotas de aceite esencial puede tener un efecto refrescante y disminuir la fiebre.

Al igual que el árbol del té, que también proviene de tierras australianas, el eucalipto blanco tienes propiedades antimicrobianas por lo que indica para hongos, afecciones bacterianas o cándidas.

El aceite esencial de eucalipto se diluye en un aceite vegetal y se puede realizar un masaje para mejorar dolores musculares.

En dosis adecuadas no es tóxico ni sensibilizante externamente. Debe diluirse en un aceite vegetal transportador para no resultar irritante. El aceite esencial no debe ser ingerido nunca. Deben tomar precaución las personas asmáticas, los niños y embarazadas. No es compatible con homeopatía.

ACEITE ESENCIAL DE EUCALIPTO.