Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

Alimentos afrodisiácas

La finalidad con la que se prepara una comida muchas veces es más importante que la comida en sí. El esmero, la dedicación y su objetivo suelen ser mucho más importantes. Por esto mismo, las plantas afrodisíacas juegan un papel importante dentro de la confección de determinados banquetes. La estimulación sexual por medio de vegetales no es nada nuevo, claro está.

Una de los más clásicas plantas afrodisíacas es el apio. Ésta, al igual que las trufas, contiene un interesante nivel de feromonas, una sustancia afrodisíaca por naturaleza. El apio, además, puede ser consumido crudo (en ensaladas) o cocido con otros vegetales, también salteado y hasta en sopas.

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

El ginseng también tiene sus cualidades como planta medicinal afrodisíaca. En Rusia se demostró que aumenta el ánimo de los trabajadores y sus propiedades estimulantes son muy alabadas en todo el mundo. Muchos laboratorios lo emplean como energizante y vigorizante sexual en preparados, que no siempre suelen ser de óptima calidad.

Una frase de Sheikh Nefzawi dice que “la mujer es como una fruta que no entregará su dulzura hasta que la aprietes entre tus manos” y así sucede con la albahaca, que no desprende su aroma hasta que no es rozada. Esta planta afrodisíaca tiene una gran tradición dentro del género. Antiguamente fue consagrada a Venus y en la India a Vishnu.

También otros elementos del mundo vegetal son considerados afrodisíacos. Tal el caso del ajo, el cacao, el jengibre y la ortiga.

Alimentos afrodisiácas.