Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

Cálculos renales.

Jarabe de rabanitos

Ingredientes

4 o 5 rabanitos

1 cucharada de azúcar

Preparación

Cortar los rabanitos, ponerlos dentro de una taza y espolvorearlos con el azúcar.

Dejarlo macerar toda la noche (unas 12 horas). A la mañana siguiente puede colarse la mezcla para

obtener el jarabe.

Uso

Tomarlo cada mañana en ayunas hasta expulsar los cálculos.

Otros remedios:

En las comunidades amish ubicados en los Estados Unidos se diluyen los cálculos de riñón mediante infusiones de hojas de aguacate y grandes cantidades de zumo de manzana recién exprimido.

Un remedio gitano para los cálculos renales consiste en mezclar medio litro de leche muy caliente con igual cantidad de vino. Se le quita la nata que se forme y añade un buen puñado de flores de manzanilla. Luego se poner al fuego hasta que se disuelva bien. Se tomar una taza al día, sobre todo, cuando se sientan los cólicos

Para ayudar a que pasen las piedras, se recomienda tomar abundante jugo de pepino.

Otro remedio para los dolores consiste en colocar una cataplasma de salvado de trigo y agua caliente.

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

Remedio para cálculos renales #9: Para eliminar arenillas y cálculos, se debe comer a diario una notable cantidad de berros o beber 1/4 taza de jugo de espárrragos dos veces al día.

Tomar. por lo menos, 8 vasos de agua.

Consumir fibras (por lo menos18 gramos al día) y alimentos que contengan vitamna A y B, ya que se ha comprobado por estudios que reduce la cantidad de calcio de la orina y así se disminuye las probabilidades de la generación de cálculos.

Reducir la cantidad de proteina animal, ya que le da trabajo adicional a los riñones. Por ello, se recomienda consumir más pescado.

Verificar las medicinas que se están consumiendo, ya que existen antiácidos que se venden sin receta que contienen elevadas cantidades de calcio lo que puede contribuir a la formación de cálculos.

Evitar el consumo de los frijoles, la remolacha, las espinacas, las moras, la coliflor, las alcachofas, la col. También la sal, los embutidos, la mostaza y los condimentos en general.

Mantenerse en actividad (hacer ejercicio, caminar, etc.) ya que la gente inactiva tiende a acumular mucho calcio en su torrente sanguineo; mientras que la actvidad ayuda a devolver el calcio a sus huesos