Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

Remedios caseros para dormir bien

• Una cucharada de aceite.

Desde la antigüedad, el aceite era el alimento de los dioses, de la regeneración. Activa partes del cerebro que están relacionadas con el sueño. Cómo los animales que utilizan la grasa para el letargo invernal, conviene tomar la costumbre de tomar una cuchara de aceite de oliva antes de dormir.

• La receta ayurvédica.

La medicina ayurvédica nos ofrece un consejo original: comer una banana madura machacada con una cucharada de semillas de comino en polvo.

Hábitos antisueño.

• No a la sobredosis de televisión. El insomnio se alimenta del exceso de estímulos. Aunque parezca que la tele adormece, en realidad no es así, a la hora de dormir estaremos más despabilados y el sueño será de mucha peor calidad.

• Evitar las emociones fuertes Como las discusiones, las polémicas los debates. Un buen paseo antes de acostarnos mejora el humor y facilita la digestión.

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

• Nunca pelear con el insomnio Si se desvela en mitad de la noche, no pelee con lo inevitable: asúmalo con toda la naturalidad posible, como algo que sucede. Levántese, beba un vaso de leche, lea un poco y vuelva a la cama.

• Cuidado con los psicofármacos Cada vez más insomnes buscan solución en los psicofármacos. Una conducta con riesgos. A golpe de pastilla se recupera el sueño pero se apaga la vitalidad. Las emociones y las relaciones se vuelven opacas. Son indicados en condiciones de ansiedad intensa, o para el insomnio grave de origen depresivo profundo. El plazo no debe exceder el mes. El riesgo de la dependencia es real. Se empieza por dosis pequeñas bajo control médico y después suelen aumentarse. Al final el metabolismo se hace cada vez más lento, hasta que se instala el cansancio crónico.

Remedios caseros para dormir bien.