Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

ENJUAGUE CON TISANA Y OTROS REMEDIOS CASEROS PARA EL BLANQUEADO DE DIENTES

Causas del manchado

Existen múltiples causas que provocan que los dientes se tornen más obscuros y/o manchen, como son:

Medicamentos: Existen algunos medicamentos que al ser ingeridos (por el niño o la mujer embarazada) cuando los dientes están en desarrollo, provocan que éstos se pigmenten. Entre los más conocidos encontramos a las “Tetraciclinas”, que son antibióticos que contienen minerales en cantidades considerables.

Bebidas: Por lo regular, las personas acostumbradas a tomar grandes cantidades de té, café, refrescos, jugos y vino tinto presentan manchas en las superficies de los dientes.

Tabaco: Los fumadores, como regla general, siempre tienen los dientes manchados. El humo de los cigarrillos contiene sustancias químicas que se adhieren fuertemente a las superficies dentales.

Materiales dentales: Las obturaciones dentales de amalgama con el tiempo provocan pigmentación dental, debido al mercurio existente en su composición.

Flúor: A pesar de que el flúor es un elemento que ayuda a prevenir la caries dental, si se ingiere en grandes cantidades cuando los dientes están en desarrollo, provocan manchas en el esmalte.

Edad: Con la edad, los dientes van adquiriendo una tonalidad amarillo-café debido a la mayor mineralización de la estructura dental.

Dentríficos milagrosos

Hablamos de esos dentífricos que se presentan como agentes milagrosos que darán a nuestra boca una sonrisa de cine. Numerosos especialistas en odontología estética coinciden en que el único poder atribuible a esas cremas es el de la prevención de manchas o el de mantenimiento de una dentadura que ya ha sido blanqueada pero en ningún caso comparable a los efectos del “bleaching”, las carillas de porcelana o la microabrasión. Su precio llega a ser de tres e, incluso, cuatro veces superior al de una pasta convencional y aunque algunas de ellas se hacen con plantas naturales que no perjudican la salud de nuestros dientes hay en el mercado productos que, aunque algo más efectivos, están elaborados a partir de bicarbonato, uno de los mayores enemigos de nuestra boca.

Recetas tradicionales

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

Con el tiempo, muchos remedios procedentes de la cultura popular tradicional han recuperado vigencia demostrándose que la sabiduría ancestral es una gran maestra en medicina. En otros casos, las “recetas de la abuela” han perdido credibilidad o se han convertido en un auténtico atentado para la salud. Y es en este último apartado donde ha de incluirse el empleo de bicarbonato y limón para blanquear los dientes. Porque es cierto que son efectivos pero su eficacia reside precisamente en su gran poder abrasivo. Uno de los hábitos más reprochados por los dentistas es precisamente el de comer limones y entretenerse mordisqueando la corteza. El limón, como ácido, puede erosionar el esmalte hasta el punto de crear auténticas cavidades en nuestros dientes.

Ingredientes

1 cucharada de tallos de cola de caballo (Equisetum spp.)

1 cucharada de hojas de salvia europea (Salvia officinalis)

1 cucharada de hojas de orégano mexicano (Lippia berlandieri)

1 cucharada de hojas de romero (Rosmarinus officinalis)

1 cucharada de flores de árnica mexicana (Heterotheca inuloides)

½ litro de agua

Utensilios

1 cuchara soperas de acero inoxidable

1 cuchillo de cocina

1 coladera de plástico

1 par de guantes de látex

1 toallita de papel o tela para limpiar la mesa

1 papel filtro para cafetera

1 palita de madera

1 taza o tazón medidor de vidrio

Forma de preparación

1. Trocear y desinfectar las plantas con alcohol de caña

2. Poner a hervir el agua, bajar la flama y añadir las plantas dejando tapado por 10 minutos

3. Colar y entibiar

Forma de empleo y dosificación

Hacer enjuagues o buches bucales después de haberse lavado los dientes o después de comer. En caso de que haya algún malestar suspender el tratamiento.

Otros remedios caseros

a) La mezcla de bicarbonato sódico, agua oxigenada y aceite de oliva, en una proporción de 1-1-1, permite también blanquear y equilibrar el pH salival, con lo que se evita el pH ácido que favorece la acumulación de placa bacteriana en los dientes. Lo ideal es enjuagarse la boca con esta mezcla dos veces por semana.

b) Plantas secas en polvo: hojas de laurel, cáscara de naranja, hojas de salvia, hojas de romero, tallos de cola de caballo. Se mezclan por partes iguales y se usan frotando los dientes una vez a la semana.

c) Comer fresas, manzanas o masticar hojas de salvia que no solo aportan muchas vitaminas y ayudan a limpiar todo el organismo, sino que además van blanqueando la dentadura poco a poco

ENJUAGUE CON TISANA Y OTROS REMEDIOS CASEROS PARA EL BLANQUEADO DE DIENTES.