Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

Remedios caseros para los forúnculos

Hervir ½ taza de agua con una cucharada de sal y empapar un paño con esta preparación. Aplicar el paño, a modo de compresa, sobre el forúnculo.

Tomar, dos o tres veces por día, una cucharada de una mezcla de miel, aceite de hígado de bacalao y jugo de limón natural.

Aplicar unas gotas de tintura de yodo tan pronto aparezcan los primeros síntomas de un forúnculo.

Extraer la fina membrana que separa la cáscara de un huevo y la clara. Aplicar esta membrana directamente sobre el forúnculo.

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

Cortar en rebanadas un limón y colocar una de ellas sobre el forúnculo.

Exponer al sol o a baños de mar la parte afectada.

Mezclar unas gotas de aceite esencial de eucalipto y una corteza de olmo molida. Aplicar directamente sobre la piel afectada.

Aplicar extracto de caléndula directamente en las zonas afectadas.

Recomendaciones naturales

Seguir una dieta rica en vitaminas y minerales, abundante en verduras y frutas, y baja en grasas.

Tomar abundante agua.

Consultar con un médico en caso que se produzcan frecuentemente forúnculos.

Remedios caseros para los forúnculos