Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

Las arrugas (remedios caseros)

El paso del tiempo, la mala nutrición, el cuidado inapropiado de la piel y las condiciones del medio ambiente tiene sus efectos sobre la piel haciendo que ésta sea cada vez más seca, más fina, menos resistente y propensa a arrugarse.

Aunque en ocasiones las líneas de expresión o arrugas aparecen prematuramente como resultado de nuestros movimientos habituales e inconscientes como fruncir el entrecejo, de reír o de torcer la vista.

Una forma de verificar si efectivamente realizamos estos movimientos consiste en mantener un espejo cerca del teléfono para poder constatar estas expresiones y así tener una oportunidad de practicar la relajación de los músculos tensos.

Remedios populares

1: Mezclar levadura de cerveza con agua, aceite de germen de trigo o yogur y luego untar esta pasta sobre las líneas de expresión y arrugas con palmaditas suaves. Dejar secar antes de enjuagarse. Esta mezcla aumenta la producción de colágeno y ayuda a alisar las arruga.

2: Extender el aceite de castor sobre la delicada área de alrededor de los ojos para combatir las famosas patas de gallina.

3: Masajear todos los días suavemente sobre las arrugas mantequilla de cacao o aceite de aguacate.

4: Untar una capa de clara de huevo batida para llenar las arruguitas, y luego déjelas secar cuidadosamente antes de cubrirlas con maquillaje lo cual hace que desaparezca las arrugas por un par de horas.

5:. Batir una yema de huevo con una cucharada de aceite de oliva, untar en la cara con una brocha o dándose palmaditas, dejar secar durante 10 minutos y enjuagar luego.

6 Cortar por la mitad uvas blancas sin semilla y después pasarlas alrededor de los ojos y la boca, y dejar que el jugo se seque antes de aplicarse el maquillaje. Otra alternativa con las uvas consiste en batir un puñado de estas frutas en la mezcladora y luego aplicarlas sobre el rostro con suaves golpecitos y enjuagar a los 20 minutos.

7: Aplicar con una bolita de algodón champán de calidad y se deja secar para estirar las bolsas debajo de los ojos y la piel flácida del cuello.

8: Mezclar dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana, ½ cucharadita de granos de polen de abeja con tres cucharadas de miel. Luego, humedecer la cara y el cuello con agua tibia para luego cubrir estas áreas con esta preparación y esperar cinco minutos antes de enjuagarse.

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

9: Preparar una crema casera antiarrugas con tres cucharadas de aceite de oliva, una cucharada de cera de miel de abeja, media cucharadita de manteca de cacao y dos cucharadas de agua de rosas. Calentar en baño maría la cera, el manteca de cacao y el aceite de oliva. Al derretirse, se mezclan y se retiran del baño maría. Dejar enfriar la preparación y luego se añade el agua de rosas. Se bate hasta lograr una masa homogénea . Se vacía en un recipiente de vidrio limpio y con tapa. Aplicar especialmente durante la noche en las áreas más propensas a arrugarse o para prevenir arrugas.

Recomendaciones

Tomar vitamina E (de 200 a 400 unidades) al día lo cual ayudará a mantener las membranas celulares y a proteger la piel de sustancias del medio ambiente que promueven el arrugamiento prematuro.

Hacer ejercicios como caminar, nadar, ciclismo ayuda a demorar el arrugamiento, ya que facilita la circulación de la sangre, llevando así más nutrientes a la piel, y al estimular la producción de las fibras elásticas de apoyo

Protegerse del sol y de los elementos. Para ello, se debe usar loción bloqueadora en caso de que tenga que exponerse al Sol y evitar la sobreexposición entre las 9:00 a.m. y las 3.00 p.m.. El maquillaje se aplicará sobre una crema hidratante.

Usar lentes de Sol especialmente en verano.

Evitar un adelgazamiento brusco ya que la piel queda flácida y propensa a arrugarse.

Evitar trasnochar, ya que el sueño es el mayor enemigo de las arrugas.

Fumar en exceso y abusar del alcohol.

Hacer masajes faciales que estimulan la circulación de la sangre y relajan los músculos de la cara al reducir al mínimo las arrugas inducidas por el estrés. Para ello se debe dar, sobre el rostro limpio, masajes en círculos pequeños con la punta de los dedos (si lo desea, con una capa ligera de aceite vegetal) en las siguientes áreas:

Sobre el nacimiento del cabello, luego directamente debajo, en el medio de la frente.

Sobre los huesos debajo del final de las cejas, junto a la nariz, luego los huesos en el extremo exterior de los ojos.

Sobre la hondura central entre la nariz y el labio superior, a 1/2 pulgada fuera de las esquinas de la boca y el centro de la punta de la barbilla.

No emplear cremas antiarrugas demasiado pronto, ya que la piel se acostumbra enseguida a ellas, ni tampoco demasiado tarde, cuando el cutis ha perdido su capacidad de reaccionar. Por término medio este tratamiento debe empezarse entre los 35 y 40 años.

Emplear periódicamente hidratantes y máscaras plásticas para relajar la piel. Se aplican después de haber extendido la crema hidratante, ya que favorecen la penetración de ésta.

Evitar cualquier gesto inútil o violento; es mejor controlarlos para que la piel del rostro se mantenga lo más relajada posible.