Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

CÓMO PREVENIR LAS MOLESTIAS DE LA BURSITIS

Estos consejos te ayudarán a prevenir lesiones y a reducir el desgaste de ésta articulación.

Evita el sobrepeso. Una de las funciones más importantes de las rodillas es aguantar el peso del cuerpo. Si ese peso es excesivo, los cartílagos y los meniscos pueden verse afectados.

No abusar de las escaleras. Subir y bajar escaleras es un ejercicio que, si se realiza con demasiada frecuencia, puede desgastar prematuramente la rótula. Lo mismo se puede decir de la práctica de “stops” o de ejercicios de gimnasia como las “sentadillas”

Fortalecer la musculatura. Los músculos de la cara interior del muslo y el cuadriceps sustentan los huesos que conforman la rodilla y les proporciona una mayor estabilidad. Para reforzar estos músculos, es conveniente realizar ejercicios específicos.

No permanecer mucho tiempo de pie ni sentado. Al estar de pie, la rodilla soporta una cantidad de peso excesiva. Tampoco es conveniente el sedentarismo ya que, si no se mueve la articulación, ésta acaba por atrofiarse. Si tu trabajo es sedentario, es conveniente, que estires las piernas de vez en cuando.

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

Hacer ejercicio. Caminar a diario (llevando un calzado adecuado), es el mejor ejercicio para tus rodillas. También se puede practicar bicicleta, golf, tenis sobre pista blanda y natación. No olvides, sin embargo, calentar y estirar los músculos antes de las sesiones deportivas.

CÓMO ALIVIAR EL DOLOR

Si la lesión no es muy importante, estas medidas generales te ayudarán a combatir las molestias.

Hacer reposo. Ante un ataque de dolor agudo, se aconseja reposar la articulación, al menos mientras duren las molestias. Es conveniente apoyar la articulación afectada en un almohada o similar para mantenerla en alto, sobre todo durante la noche.

Aplicar hielo. Se puede colocar una bolsa de hielo directamente sobre la rodilla, durante un máximo de cinco minutos, unas cinco veces al día.

Compresión. También puede resultar útil colocar un vendaje compresivo.

Fármacos. Si el dolor no remite, se puede tomar analgésicos y antiinflamatorios (siempre siguiendo el consejo del médico).