Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

La cebolla mas que una delicia

La cebolla pertenece a una familia de hermosas plantas florales al igual que el ajo dorado, el ajo blanco y el ajo ornamental. No obstante, la parte de la planta que la mayor parte de personas del mundo reconocen y buscan es su tallo subterráneo formado por capas de hojas carnosas llamado bulbo.

Esta una hortaliza de usos tan variados que sirve casi para todo: sopas, ensaladas, platos fuertes y también como medicina. Aunque tiene poco valor energético, debido a que contiene nutrientes como el calcio, magnesio, potasio, fósforo, hierro y el ácido ascórbico (vitamina C), la cebolla ha sido considerada valiosa para la salud mundial. Sin embargo, históricamente hablando, lo que más se ha valorado son sus propiedades medicinales. Incluso hoy día se utiliza para combatir numerosas enfermedades, entre ellas el resfriado, la laringitis, la aterosclerosis, ciertos padecimientos coronarios, la diabetes y el asma. Además, se dice que tiene efectos antisépticos, anticolesterol, antiinflamatorios, antitrombóticos y anticancerígenos.

Su consumo disminuye las alergias producidas por el polen y, según estudios realizados, favorece el desarrollo del tejido óseo, disminuyendo en un 20% la osteoporosis. Es un buen desinfectante a nivel local en casos de mordeduras o picaduras de insectos o en infestaciones de piojos o garrapatas y ayuda en el tratamiento de la caspa, estimula los folículos pilosos dando fuerza y brillo al cabello.

Hay cebollas de diversos colores: blancas, amarillas, cafés, verdes, rojas y moradas. Pueden usarse crudas, guisadas, enlatadas, en vinagre, deshidratadas, en polvo, en hojuelas o en cubitos. ¿No le parece que la cebolla es una hortaliza maravillosa, aunque nos haga llorar un poco?

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

Sin embargo, el consumo excesivo de cebolla cruda provoca un desagradable olor que queda impregnado en la persona que la consume, el olor puede permanecer varias horas en la boca del individuo. Además, se sabe que el consumir cebolla con limón y sal, aumentan dicho aroma.

Indicaciones:

Cáncer. Recientes hallazgos sugieren una asociación inversa entre la β-criptoxantina, contenida en la sandía y otros alimentos, y el cáncer de pulmón, al parecer, la β-criptoxantina potencialmente podría actuar como agente preventivo contra el cáncer de pulmón. Entre otros alimentos que contienen esta pro-vitamina se encuentran la naranja, papaya, pepino, yema de huevo y la mantequilla.

Catarros. Se mezcla un vaso de jugo de sandía previamente colado con una cucharada de miel de abejas, se calienta y se toman tres cucharadas cada dos horas entre comidas.

Diurético. Facilita la orina por su gran contenido de agua.

Gripes, bronquitis, y estados febriles. Tomar el jugo de sandía endulzado con azúcar o miel. Ayuda a regular la temperatura del enfermo y lo refresca.

Tras el parto. Se recomienda su consumo para las mujeres que hayan dado a luz recientemente por su carácter antioxidante.

Contraindicaciones

La sandía debe consumirse sola, es decir, no es recomendable mezclarla con otras frutas. Después de abrirse ha de consumirse en el menor tiempo posible debido a la pequeña concentración de arsénico que contiene. Su contacto con el oxígeno acentúa este componente y podría resultar tóxica. Tampoco es recomendable guardarla en la nevera.

La cebolla mas que una delicia.