Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

La fiebre indica que el cuerpo está luchando contra alguna infección. Si usted tiene una fiebre alta (mas de 39 °C) tome ibuprofeno para bajarla. Pero si tiene menos, puede dejarla correr o puede probar algunos remedios naturales para bajar la fiebre.

Un baño de agua tibia o un baño de esponja – Puede bañarse con agua tibia, no fría ya que el cuerpo reaccionará tratando de calentarse. También puede pasarse una esponja tibia por las zonas calientes.

Cebolla – Rodajee una cebolla y pongala en el suelo. Pise las rodajas con los pies descalzos y quédese ahí por media hora. Para aplicar este tratamiento a los niños pequeños, coloque las rodajas de cebolla en las plantas de los pies y póngale calcetines.

Papa para bajar la fiebre – Esta es otra receta que se puede usar cuando los niños tienen fiebre. Corte una papa en rodajas y póngasela en las plantas de los pies. Se pueden amarrar con un pañuelo.

Papa mojada con vino – Otro remedio con papa para bajar la fiebre. Corte una papa en rodajas y mójelas en vino. Amárreselas a las sienes con una tela blanca.

Enchílese – Use chile en polvo en su comida. La capsaicina en el chile lo hará sudar y estimulará la circulación sanguínea.

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

Agua fría y arcilla – Hágase compresas de arcilla mojadas con agua fría. Colóquelas en la frente, la nuca y el vientre.

calcetines mojados para bajar la fiebreCalcetines mojados – Remójese los pies en

agua caliente. Después meta unos calcetines en agua fría. Exprímalos y póngaselos antes de acostarse.

Preparación de ruda y eucalipto – En un frasco de vidrio eche unas ramas de ruda, unas ramas de eucalipto, 2 pastillas de alcanfor y se llena hasta la mitad con ron. Se deja reposar dos días y se guarda en un lugar fresco. Cada vez que alguien tenga fiebre, se vierte un poco de esta preparación en un plato de aluminio, se calienta y se le aplica calientito en las coyunturas.

Arcilla verde – Ponga una compresa de arcilla verde sobre le pecho. Cámbiela apenas se caliente. La arcilla se consigue en herbolarios.

Compresas de requesón (cottage cheese) – Mezcle cinco cucharadas de requesón con unas gotas de vinagre y añada leche hasta formar una pasta no muy espesa. Moje unos paños de lino en la mezcla y aplique las compresas alrededor de las pantorillas. Cubra con una bufanda de lana. Cambie las compresas cada vez que se calienten.

Alcohol de romero – Aplique como un cataplasma para bajar la fiebre.