Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

Remedios naturales para las quemaduras.

Existen plantas medicinales para quemaduras, siempre y cuando estas sólo hayan afectado a una pequeña zona y dañado sólo la capa exterior de la piel. Pulpa de aloe, ungüento de caléndula, compresas de hamamelis, son plantas medicinales para quemaduras.

Si las quemaduras caseras o solares afecta sólo a una pequeña zona de la piel puede ser tratada en casa con los siguientes remedios naturales.

Pulpa de Aloe vera para las quemaduras

El aloe vera es la planta más eficaz para todos los problemas de piel. Tiene una cantidad impresionante de vitaminas, oligoelementos y agua que calman, hidratan y regeneran cualquier alteración cutánea. Utilizada del natural se cortan las hojas más antiguas de la parte inferior de la planta de aloe de más de tres años de edad, se abren por el centro y se aplica su pulpa sobre la piel. También podemos encontrar en tiendas de productos naturales cremas con un 99% de concentración de aloe vera.

Ungüento de Caléndula para las quemaduras

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

Los principios activos de esta bella flor ayudan a solucionar eficazmente quemaduras, a reducir la hinchazón y una posible infección. El ungüento de caléndula se encuentra comercializado por diferentes marcas de cosmética natural y se aplica directamente en forma de masaje por la zona enrojecida.

Compresa de hamamelis para las quemaduras

La hamamelis (Hamamelis virginiana) es un excelente antiséptico y astringente que evita la infección y hace mínima la hinchazón de la piel. Para ello lo más apropiado es el agua destilada de hamamelis muy fácil de encontrar embotellada en farmacias y tiendas de dietética. Mojamos una gasa en la destilación y la aplicamos en forma de compresa sobre la quemadura. Se retira cuando esté seca.

En la despensa para las quemaduras

La patata cruda rallada aplicada con una gasa en forma de cataplasma es un gran calmante y refrescante produciendo un alivio instantáneo de la piel quemada. La miel aplicada externamente es un excelente recurso para ayudar a prevenir la infección. Bañar suavemente la piel con bicarbonato sódico o té negro frío también han sido remedios calmantes y curativos de la medicina tradicional.

Remedios naturales para las quemaduras..