Tratamientos naturales, populares y tradicionales:

L-Arginina, un nuevo viagra femenino que potencia el placer

Si la aparición en el mercado del sildenafilo o sildenafil -más conocido como Viagra- utilizado para tratar algunos tipos de impotencia masculina representó toda una revolución, la reciente existencia de una sustancia que aumenta el deseo sexual femenino no será menos.

L-Arginina es un aminoácido que interviene en la primera fase de la respuesta erectiva tanto del pene como del clítoris y, por acción de la enzima óxido-sintetasa, se convierte en óxido nítrico (es un gas vasodilatador que producirá el comienzo del proceso de vasodilatación en los cuerpos cavernosos de las estructuras clitoridianas), lo que resulta en un aumento de la capacidad eréctil del órgano erótico por excelencia en las mujeres.

El médico sexólogo Adrián Sapetti detalló a Infobae.com que el aminoácido “se puede tomar diariamente en forma de comprimidos y también, combinado con otras sustancias, viene en gel para aplicar en la zona del clítoris”.

“En su modalidad de aplicación clitoridiana bastan dos o tres para sentir el efecto al momento de las relaciones sexuales”, aseguró el profesional, y agregó que “por la vía oral, el resultado se advierte tras la primera toma, pero lo ideal es después de la tercera”.

Medicina natural para curar dolencias y enfermedades con remedios populares, caseros y tradicionales.

Asimismo, Sapetti aclaró que, si bien en los hombres no funciona en su versión “local”, la L- Arginina por vía oral “produce mejoras en las erecciones”. Así, en mujeres con dificultad para excitarse, deseo sexual disminuido o anaorgasmia, el aminoácido en su uso tópico (gel) podría “aumentar la excitación, turgencia y erección clitoridianas favoreciendo el orgasmo”. Aunque también incrementa el goce en mujeres que no tienen ninguna disfunción y simplemente desean sentir y gozar más.

El producto es de venta libre y, pese a que –según Sapetti- “no es necesaria la prescripción médica”, no se recomienda su uso en mujeres embarazadas o alérgicas a alguna de las sustancias.

El también llamado “viagra natural” (pese a que nada tiene que ver con ese medicamento que sí requiere prescripción e indicaciones médicas) “aumenta la sensibilidad en el clítoris, principal responsable del orgasmo femenino. La mujer experimenta un aumento de la excitación y llega a orgasmos más rápidos e intensos, lo que realza la experiencia sexual de la pareja”.

Sapetti, quien acaba de presentar su libro Confesiones íntimas, historias reales de sexo y pasión, en el que relata historias que cuentan los pacientes al sexólogo, destacó que el aminoácido “también daría mayor capacidad y poder a nivel de los músculos del cuerpo”.

L-Arginina, un nuevo viagra femenino que potencia el placer.